10 minutos con… Sabek

Urvanity_crew Urvanity_crew / 20 abril, 2020

 

 

 

 

Los animales y el color negro son su sello de identidad. Gatos, tigres, lobos, panteras, serpientes y otras poderosas aves son los protagonistas de sus murales, instalaciones y de las piezas que trabaja en el estudio. Sabek (Madrid, 1985), que se curtió en la escena del graffiti madrileño desde que era un chaval, es experto en encontrar ese equilibrio entre la ausencia de color de la pintura negra y la vida y energía que radia de sus obras. Las áreas abandonadas a las afueras de la ciudad y la propia ciudad, han sido el campo de entrenamiento y experimentación de este artista que hoy expone y pinta en festivales de Arte Urbano en Brasil, Argentina, Estados Unidos, Noruega o Rusia. Su próxima exposición en Madrid prevista para mayo en Swinton Gallery tendrá que esperar. Espontáneo y divertido, hacemos un ping-pong de preguntas para conocerle más de cerca.

 

Tu primer recuerdo pintando… Hace unos 15 años, un tren mañanero en el salto de Pitis. Llegaba a las 7 am y tenías que ir a las 6:30 am a esconderte. Cuando aparecía salías y pintabas.

Lo último que pintaste en la calle… Una pieza a color con mi nombre en la M-30.

Pintar en la calle o el trabajo de estudio… Ahora que me he mudado con Misterpiro a un estudio nuevo lo estoy disfrutando más. Puedo hacer formato más grande y experimentar. Pero la calle me da mucho, soy más de calle.

¿Tu color? El negro, la ausencia del color.

Una rutina diaria… No tengo rutina fija aunque con el corona si me ha ordenado un poco los días con el ejercicio.

¿Con quién te gustaría hacer una colaboración? Spok Brillor.

Un artista al que admires… Felipe Pantone.

Un artista menos conocido con buena proyección… Gviiie.

Un estilo pictórico… Las representaciones animalistas.

El trabajo con el que más has disfrutado… El muro de Moscú en 2019 por el reto que supuso. Fueron 17 plantas.

¿Y con el que más orgulloso te sientes? Me cuesta escoger un favorito entre mis ‘hijos’.

Algún trabajo muy  loco… Hace cuatro años en Malasia con un proyecto me llamaron para hacer un trabajo para el sultán de uno de los Estado, quería que fuera a hacer allí un mural. Se creó una expectación mediática que nunca había vivido. La gente venía a hacerme fotos, salía en la prensa local… A lo estrella de cine, muy loco.

¿Un momento que marcara tu carrera? La exposición ‘Nature Noire’ que hice en París de 2018.

¿Tu maestro? La gente de la que me he rodeado es la que ha ejercido de maestro.

Tu trabajo en tres palabras… Sintético, naturista y negro.

¿Y tu personalidad? Potente.

Una ciudad para pintar… Berlín.

Un lugar especial para ti… La casa de mis padres en el pueblo.

¿Qué no soportas? La envidia.

¿Animales o personas? Animales siempre.

Un animal… El lobo.

Un libro… “Atrapa el pez dorado” de David Lynch para artistas es muy guay. O cualquiera de la generación Beat.

La última película que has visto… “La última noche en París” es la última que he visto. Pero recomendaría “El viaje de Chihiro”.

Una serie… De risas “Tiger King”.

¿Qué música te inspira? La disco.

¿Bailas? ¡Mucho, me flipa!

Un museo o espacio de arte… La National Gallery of Art de Washington DC.

Un cuadro… De pequeño me encantaban los perros de Velázquez.

Un muro… Cualquiera de Aryz.

Un bar donde encontrarte… La Mancha en Madrid, en Lavapiés.

Una comida… La tortilla de patatas.

¿Cuales son tus miedos? Si los dices en alto se hacen realidad.

¿Tienes manías? No soy una persona maniática… aunque esto se lo tienes que preguntar a mi madre.

¿Solo o acompañado? Acompañado.

¿En qué pierdes el tiempo? Al salir de casa por las mañanas ¡mucho!

Una meta… Me gustaría hacer un proyecto en Japón.

¿En qué estás trabajando ahora? Estoy produciendo obra para la expo que tenía en Swinton Gallery en mayo, pero me temo que va a cambiar todo…

Tu futuro ideal… Rodeado de naturaleza con un espacio grande para trabajar y habiendo conseguido todo lo que me he propuesto en mi vida.

Un mantra… “Solo el riesgo fue creador”.

 

COMPARTIR