Studio Visit: Doma Collective (Julian Chu)

Urvanity_crew Urvanity_crew / 30 julio, 2020

DOMA Collective irrumpió en la escena del arte urbano de Buenos Aires allá por el 98 con sus stencils, instalaciones y campañas de guerrilla con un punto de ironía y absurdez. Mariano Barbieri, Julian Manzelli, Matías Vigliano y Orilo Blandini fueron los integrantes que dieron forma a esta propuesta artística reaccionaria, cargada de contenido político donde abordaban la paradoja y la contradicción de nuestra sociedad a través del humor y lo absurdo en forma de instalaciones, intervenciones urbanas, arte público e incluso performance. ¿Su impulso? El de acción – reacción. Hoy son Julian Manzelli ‘Chu’ y Orilo Blandini, el primero desde Buenos Aires y el segundo desde Sao Paulo, quienes mantienen vivo este proyecto tras veinte años en activo. Nos trasladamos al estudio del primero en la ciudad porteña, donde llevan más de cuatro meses confinados, para conocer las entrañas del proyecto y su trabajo más personal. «A día de hoy mi vida se divide en dos grandes proyectos: por un lado mi obra personal y la que realizamos junto a Doma», dice ‘Chu’. «Con Doma ahora estamos en un punto de escribir ideas, investigación, charlas… Estamos en esa etapa de conceptualizar e investigar y armando todo un guión para un solo show que tenemos el año que viene», continúa. La obra de Doma, a diferencia de la suya personal, es política y ante todo crítica con el sistema, buscando ese toque de actualidad, de hablar sobre lo que nos está pasando. «Precisamente todo lo que está ocurriendo ahora a nivel global es un material increíble con el que trabajar pero todavía estamos viendo de qué manera hacerlo, es muy temprano y tenemos que procesarlo para encontrar un discurso adecuado». Desde el barrio de Villa Devoto, Julian nos abre las puertas de su taller.

 

«En los últimos años mi taller estuvo completamente tomado por los proyectos con Doma, tuvimos muchas exposiciones y mi trabajo personal quedó limitado a grandes murales y algunas cositas en el estudio. En el taller me he puesto a ordenar todo el material de Doma, todas las cajas que se ven son de lo que he estado recogiendo. Estos son deshechos de la última gran exposición de Doma que se hizo en Recoleta. Creamos 14 muñecos con cuerpos articulados, siete hombres y siete mujeres. Son las partes de esa producción que mantenemos y cada tanto vamos haciendo alguno más. Es básicamente material de producción».

 

«En el estudio me he puesto a sacar nuevas ediciones de los ladrillos de cemento de Naciones Unidas de Doma. La idea es crear una obra instalativa con ladrillos a tamaño real que ocupe un espacio con este muro en ruinas representando estas siglas. En lo que estoy trabajando son maquetas en moldes de silicona tamaño hieleras y en el proceso de hacerlo nos salió esta obra pequeña con todas estas diferente maneras de apilarlas así que hicimos una serie el año pasado y se vendieron algunas. En realidad es una crítica a estas organizaciones, tales como la OMS o las UN, entidades que si te pones a investigar ya empezando por la manera en que están financiadas son muy cuestionables. La manera de las Naciones Unidas de intervenir en conflictos a día de hoy es levantando muros. Justamente con esta pandemia se están poniendo estas organizaciones en entredicho, si hicieran bien su trabajo no estaríamos donde estamos ahora. Son fantasmas».

 

«Durante estos cuatro meses que ya llevamos confinados reconecté con un montón de cosas que venía trabajando en mi cabeza. Cuando estoy en casa, que es la mayor parte del tiempo, le dedico tiempo a los proyectos con Doma que implican sentarse delante del ordenador, escribir, investigar… Pero cuando vengo al taller trabajo en mi obra personal. En este sector de escritorio que tengo en el taller a veces dibujo y a veces simplemente apoyo cosas. En la pared tengo algunos ensayos de obras mías, algunas esculturas… Este es mi rincón del taller de carpintería. Tengo todas las herramientas para trabajar la madera, lo único que me falta es una máquina de CNC (corte laser) y el torno, pero lo resuelvo en otros talleres del barrio, en Villa Devoto, donde está el mío. Aquí es donde empiezo a jugar con sobras de esculturas, proyectos de esculturas en madera. Tenía muchas sin terminar, que les faltaba una resolución… La escultura de madera de la mesa la acabo de terminar. Es una pieza que nace de un bloque de madera cuadrado y moldeada en un torno, se clava en un eje que gira a alta velocidad y que con distintas herramientas vas tallando la madera. Armo los planos y se lo mando al estudio donde me lo tornean y yo le vuelvo a dar el acabado, lacado y tintado final».

 

«Vengo desarrollando este proyecto en cerámica desde el año pasado, pero como la prioridad era Doma lo dejé medio abandonado. Venía jugando desde hace tiempo con el laser sobre cerámica para dar formas y superponiendo con madera. Las recorto, luego las pinto y las superpongo. La inspiración viene del tallado sobre piedra, tiene un código arqueológico. Estas formas se relacionan con los ciclos solares, los planetas… Me inspiró mucho el disco de oro de Carl Sagan que mandó al espacio. Mi obra está muy relacionada con la ciencia, lo antropológico y la naturaleza vinculada a lo urbano. Es muy diferente la inspiración cuando trabajamos la obra con Doma, que va hacia la crítica política, lo absurdo, el humor… que la mía personal, que es más concreta en el sentido morfológico de la palabra, es más formal, tiene un vínculo con la naturaleza y con conocimientos constructivos más clásicos. Son diferentes pero se conectan, tienen mucho de laboratorio, de taller, de probar y errar, cambiar materiales… De esa exploración en mi trabajo me salen obras más abstractas sin un mensaje tan directo. Volviendo a las cerámicas, estas son obras muy nuevas y esta primera serie está planteada con estos colores clásicos, blanco y negro texturizado, nos lleva a la talla en una piedra… Pero tengo ganas de probar color en futuras series».

 

«Quiero hacer un proyecto con grabado. Vengo trabajando el tema del corte de formas y a partir de estas siluetas quiero crear formas, usarlos como cuerpos impresores de grabado. Tintarlos, armar composiciones e ir sacando distintas monocopias. Son tan solo ensayos pero en cuanto pueda me voy con todo este material a una prensa a sacar piezas. De momento esto lo que me permite es ensayar composiciones, sacarle fotos y tomar ideas de los layouts. También tengo la serie de tintas que empecé a hacer en mi casa que salen de dibujos de mi sketch book. Confinado pensé en pasarlos a una pieza en tinta y con un buen papel. Me funcionó bien por que en cuarentena ya vendí unas cuantas. Por último estoy terminando estas telas de la última foto. Ahora que llevamos cuatro meses confinados me está dando de si mucho mi trabajo personal».

 

 

COMPARTIR