Qué ver, leer y escuchar en septiembre por GR170, Marat Morik, Arantxa Recio (Harsa) y Óscar Llorens

Urvanity_crew Urvanity_crew / 1 septiembre, 2020

Adios agosto, hola septiembre. Te ayudamos con la “vuelta al cole” con algunas de las mejores recomendaciones culturales de artistas urbanos contemporáneos e ilustradores españoles e internacionales. Desde los comics de las editoriales Autsaider Comics o Fulgencio Pimentel que nos recomienda GR170, a películas clásicas y sensibleras que repasamos con el ruso Marat Morik, pasando por el imperdible diario de Keith Haring que recomienda la ilustradora Harsa, todo acompañado de la banda sonora de los compositores Hans Zimmer y Ennio Morricone que escucha el artista madrileño Oscar Llorens. ¡Nos ponemos las pilas!

 

GR170

Una referencia del graffiti y street art español, el catalán GR170 o “Grito” lleva más de veinte años pintando y bombardeando paredes de medio mundo, pero en especial, las de los suburbios de su Barcelona natal. Trazo grueso en las letras que escriben su nombre o en los elementos callejeros que dibuja, ojos redondos y saltones y una paleta de colores que varía desde los tonos más pastel de algunas de sus obras a otras más estridentes son algunas de sus señas de identidad. Su trabajo ha evolucionado a diferentes formatos que además de la pintura ahora incluyen la escultura y la cerámica siempre marcados por una estética urbana contemporánea.

«Esta semana me he pillado de la biblioteca un par de comics de Simon Hanselmann. No conocía  la serie de “Megg, Mogg & Búho” y me ha flipado, tengo ganas de más. Los de Autsaider Comics han sacado un tebeo nuevo del autor Magius, el último que leí suyo era increíble: “El metodo géminis”. Recomiendo cualquier comic de Kaz o de Benjamin Marra, también brutal. En general todo lo de las editoriales Autsaider Comics, Fulgencio Pimentel o Apa Apa Cómics me lo compraba.

Durante este confinamiento me he quitado del futbol y lo he sustituido por el alpinismo a través de los documentales como “Meru”, “Uprising Valley”, sobre la historia de Yosemite, o “Free Solo” donde te das cuenta de lo que verdaderamente es el sacrificio y la pasión. Nada que ver con el futbol. También volví a ver el docu de graffiti “Style Wars” tan sólo por volver a ver la escena de los chavales esperando el tren pintado vale la pena. “This is it!”.

El último libro que me he leído és “Into the Wild” de Krakauen, recomendable, igual que “Mal de altura”, del mismo autor. También he descubierto recientemente a Eduard Bunker, un tipo que conoció los bajos fondos, estuvo muchos años en la cárcel y escribe sobre ello. Es como una peli de Tarantino pero sin fantasía, crudo.

Sobre arte me emocionó este año ver a los impresionistas del museo Orsay en París, sobretodo Renoir. También me gustó mucho la Colección Solo de Madrid. Piel de gallina con una pieza de Todd James aka Reas y otra de Dany Fox. Ver las obras en vivo no se puede comparar. ¡A ver si podemos acabar ya con el virus y la vida pantalla para volver a hacer pronto estas visitas!».

 

Marat Morik

El artista, ilustrador y diseñador gráfico ruso Marat Morik (Novosibirsk, 1982) y residente en Praga, es uno de esos artistas cuya obra, una mezcla de técnicas de arte figurativo y de abstracto, mezcladas con realismo y expresionismo, te dejará atrapado en un sin fin de formas y figuras que se solapan entre ellas y que crean composiciones que parecen encajar por arte de magia. Con titulación en filología y económicas, por suerte el artista se dejó llevar en su adolescencia por el hip hop y el graffiti, que le llevó a perfeccionar su técnica a través de experimentar con los aerosoles haciendo letras que tomaban todo tipo de texturas sobre todo tipo de materiales. Hoy en día pinta murales a gran escala por todo el mundo y es uno de los artistas contemporáneos más talentosos de su país.

«Desde que soy pequeño, además del arte, siempre me han causado muchísimo interés las organizaciones criminales: la historia del crimen organizado en EE.UU., La Cosa Nostra, la mafia rusa de los 90, historias de asesinos en serie… Para que no se malinterprete, nunca soñé con formar parte de ello, pero el lado oscuro y sucio de la humanidad siempre fue objeto de mi interés y estudios. Hubo dos cintas de VHS que realmente me impresionaron: “Crime Inc” (1984) y “Casino” de Martin Scorsese. Las vi tantas veces que puedo escucharlas como si fuera la radio.

Creo que las películas de gángsters desarrollaron mi pasión por la música americana de los 60 como “The Ronettes”, “The Crystals” y otras. La violencia junto con una banda sonora de amor es un contraste perfecto que a menudo trato de mostrar en mis obras de arte. “Los Soprano”, “Uno de los nuestros”, “Zodiak”, “Un Profeta”, “El Irlandés” y un montón de documentales, fotos de fichas policiales, biografías de líderes de bandas… Todos son la gran parte de mis intereses y finalmente mi arte.

Sin embargo al mismo tiempo soy una persona bastante sensible y sentimental. Muy a menudo paso por esos períodos románticos en los que veo todas esas historias de amor edulcoradas como “Notting Hill” o “Revolutionary Road”, “Fur: Un retrato imaginario de Diane Arbus”, “Eyes Wide Shut”, “Lost in Translation” y una de mis películas rusas favoritas ganadora del Oscar “Moscú no cree en las lágrimas”. Muy recomendable, por cierto. Todas estas películas las puedo ver o escuchar mientras trabajo una y otra vez. “Beautiful boy” me impresionó bastante también. Me encanta cuando los personajes no son planos y sientes todos los matices de su personalidad. Es difícil de mostrarlo en las pinturas, pero los ojos del personaje, la paleta de colores y las formas agudas o redondeadas pueden dar la una pista. Aunque no me gustan los finales abiertos en las películas, encuentro importante la atenuación o subestimación de las formas de arte estáticas, que a menudo juega el papel de la banda sonora para el espectador.

En cuanto a los libros, mejor no digo mucho porque lo que leo son sobre todo novelas policíacas populares como los libros de Dan Brown o novelas históricas rusas de Boris Akunin… Los libros de Akunin son tranquilos, inteligentes y extremadamente interesantes y cuando me canso de escuchar música me pongo los audiolibros mientras trabajo en un mural. Además, me encanta la distopía como género y “1984” de George Orwell y “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury tuvieron un gran impacto en mí.

En cuanto a mi campo, por supuesto que lo intenté con el Manifiesto Suprematista de Malevich y las memorias de Dalí hace algunos años pero me aburrí tan rápido que lo dejé para días mejores. Gracias a Dios que existe Wikipedia para gente tan estúpida como yo donde puedo leer sobre arte y artistas de una manera lacónica, directa y sencilla. Considero el arte como un entretenimiento y cuando no entiendo cómo se hace una obra de arte es cuando más me divierte. Me refiero no sólo a la técnica sino a la idea o al espíritu de la misma. Y si es la combinación de ambos, me sorprende. Hay algunos artistas que no hablan mucho de su arte y me gustaría mencionar porque me transmiten mucho. Algunos son Geremy Geddes, Jennifer Packer, Justin Caguiat, Zoer, Jaybo Monk, Matthew Stone, Adrian Ghenie, Joshua Hagler, Will Morrison, Jon Pilkington, Eser Gunduz, Linsey Levendall, Jennie Jieun Lee, Paul Cristina, Ian Francis, Wendelin Wohlgemuth, Mafia Tabak, Roid, Andrew Hem, Os Gemeos, y por supuesto algunos clásicos como Gustav Klimt, Egon Schiele, Paul Gauguin, Amadeo Modigliani… Todos estos tipos me vuelan la cabeza y me provocan ganas de renunciar».

 

Arantxa Recio (Harsa)

Es probablemente que te hayas cruzado más de una vez con los dibujos de la artista e ilustradora Arantxa Recio (Zaragoza, 1979), más conocido como Harsa. En cubiertas de libros, cartelería de eventos, publicidad, packaging, piezas de moda o por supuesto en murales. Sus personajes, animales y escenas de la vida cotidiana están marcados por un carácter alegre y divertido y como ella mismo dice están inspirados en corrientes expresionistas, dadaístas e incluso surrealistas.

«Últimamente me interesa mucho la sociología del deporte, su historia y todo lo que tiene que ver con ella. Un libro muy interesante es “Baloncesto (y otras hierbas)” de Shea Serrano, maravillosamente ilustrado por el gran Arturo Torres. La historia de la NBA contada desde una perspectiva tan hilarante como fantástica. Otro libro que recomiendo es “Los diarios de Haring”, uno de mis artistas favoritos. Keith Haring dejó decenas de cuadernos manuscritos e ilustrados con reflexiones sobre el arte, la vida, la muerte y su obra alrededor del mundo. Son pasajes que impresionan por la enorme vitalidad que transmite el artista, su sentido del humor. Una joya. Además “Entender el arte” de Dana Arnold y “Clomorama” de Riccardo Falcinelli, el primero para iniciarse en la comprensión del arte desde un nuevo enfoque, más accesible y el segundo es un estudio sobre cómo las emociones, la publicidad y el arte han empleado el color a lo largo de la historia para transformar nuestra visión del mundo.

Durante el confinamiento he visto muchas series. Me ha gustado especialmente “Lo que hacemos en las sombras” de Jemaine Clement y Paul Simms, un serial vampírico bastante cómico y rodado como un falso documental que sigue el día a día de cuatro vampiros. También “The End of the F***ing World”, que había oído hablar muy bien de ella y aunque al principio se me resistía, reconozco que la historia me ha parecido sublime.

Me encanta el cine de autor, Wim Wenders es uno de mis directores preferidos. Sus películas y documentales están llenos de viajes, fotografías y buena música. Me encantó el documental “La sal de la Tierra”, una mezcla de belleza y sentimientos a través de los ojos del fotógrafo Sebastiao Salgado. Otro documental que creo que todo el mundo debería ver es “El silencio de Otros”, que se puede encontrar en Netflix. Trata sobre la lucha silenciada de las víctimas de la dictadura franquista en España y el dolor que todavía sigue muy presente en nuestros días y que es importante no olvidar.

En cuanto a arte he descubierto recientemente el trabajo de Jake Clark, un artista del graffiti con sede en Melbourne que se centra en recrear de manera subversiva trofeos de la sociedad moderna y la cultura pop para convertirlos en arcilla. Muy interesante».

 

Óscar Llorens

Pequeños seres fantásticos y mutantes habitan el imaginario del artista plástico e ilustrador madrileño Oscar Llorens, que tras pasar por varias agencias de publicidad en sus primeros trabajos se lanzó al mundo del artista freelance. Se gana la vida como ilustrador haciendo diseños digitales para clientes número uno como The Washington Post, Lacoste o el Circo del Sol y como pintor explora las posibilidades del grafito al que en ocasiones le introduce color con sus originales diseños de muñecas de aire naive inspiradas en sus viajes a Japón y otros personajes más conocidos como Mickeys y Kittys.

«Siempre intento alternar todo tipo de lecturas, normalmente guiado por recomendaciones para intentar ir sobre seguro. Para preparar las clases de la universidad recientemente leí “Creatividad S.A.” de Ed Catmulll que hace un repaso a la historia de Pixar y los cientos de problemas a los que se enfrentaron para gestionar una compañía con un componente creativo tan protagonista. Es curioso cómo un libro de este tipo puede enganchar tanto. El último libro de Murakami que he leído ha sido “La muerte del comendador” y reconozco que durante su lectura he pasado por varias fases. El protagonista es un pintor que se refugia en una casa de la montaña para superar una ruptura sentimental, eso hizo que me enganchara rápidamente a la historia, sin embargo el problema que tengo con este autor es que suele tener muchos episodios surrealistas durante la historia que, en ocasiones, no soy capaz de comprender su conexión con el argumento principal. Aún así recomiendo su lectura como casi todos los libros que he leído de él. Siempre acabo volviendo a sus libros. Otro libro es “Hacia rutas salvajes” de Jon Krakauer. Lo descubrí por casualidad en Instagram, y después de estar casi 5 meses confinado en un pueblo de la sierra de Gredos de menos de 20 habitantes su historia me resulto fascinante. Narra la vida de Chris McCandless, que a sus 24 años lo dejó absolutamente todo para adentrarse en el corazón de Alaska e intentar sobrevivir en pleno invierno. En 2007 Sean Penn dirigió la película basada en el libro, muy recomendable y con una gran banda sonora de Eddie Vedder.

Normalmente suelo escuchar bandas sonoras mientras trabajo en el estudio. Fue mi hermano mediano quien me aficionó hace ya años y desde entonces siempre la uso como herramienta para concentrarme profundamente en el dibujo. Actualmente, no se si es debido a la situación que vivimos pero estoy muy enganchado a los compositores Hans Zimmer, Ennio Morricone, John Williams y Michel Granchino.

En cuanto a artistas de vez en cuando encuentras joyas como Roby Dwi Antono, un artista indonesio que mezcla composiciones surrealistas con una técnica de pintura muy perfeccionada. Lo he descubierto hace poco y no paro de alucinar con su trabajo. Otro descubrimiento que merece la pena seguir de cerca es Giorgiko, un dúo de artistas compuesto por Darren and Trisha Inouye, con un estilo de pintura y creación de personajes muy original».

 

COMPARTIR